Volvo Penta 1970

1970-1979

Los éxitos en exportación continuaron en los primeros años de la década de los 70, mientras que la cuota de exportación aumentó hasta en un 84 % en 1973. Se vendieron grandes cantidades de motores industriales a fabricantes de unidades de irrigación. Volvo Penta adquirió la producción de fuerabordas de Monark-Crescent, añadiendo nuevos productos al programa. En 1973 se presentó el propulsor S para veleros y, al año siguiente, se constituyó Volvo Penta de Norteamérica. En 1976 se construye una planta en Chesapeake (EE. UU.) para adaptar los V8 de gasolina a aplicaciones marinas.

1977 – “El motor de la valla”

La historia de los motores surgió junto a la valla de un jardín en Längedrag, en Gotemburgo. Lars Malmros, de Volvo Truck Corporation, y Harald Wiklund, de Volvo Penta, eran vecinos y estaban de acuerdo en que lo que faltaba a su programa de productos en colaboración era un pequeño motor diésel de seis cilindros.

Junto decidieron resolver la cuestión y surgió el concepto del motor 40, también conocido como "el motor de la valla". Se construyó una planta de producción en Vara (Suecia) y, en la presentación realizada en 1977, una entusiasta de la prensa económica escribió que éste era “el primer motor que combinaba la capacidad de aceleración y el funcionamiento silencioso del motor de gasolina con la economía y la fiabilidad del diésel”.


Haga un viaje en el tiempo viendo este vídeo de presentación en el que se destacan los beneficios del motor 40.

Carreras con los motores fueraborda de Volvo Penta

En 1973, Volvo Penta adquirió la producción de fuerabordas de Monark-Crescent y el U-22, Monark y Archimedes se convirtieron en nuevos productos del ya extenso programa de Volvo Penta.

Durante la década de los 70, los motores se probaron en distintas carreras de lanchas a motor de todo el mundo. En este vídeo podrá ver con detalle a Leif “Honken” Holmqvist, superestrella del hockey sobre hielo, competir en una carrera de 24 horas en Rouen.


Sin embargo, hacia finales de los 70, la competencia de los japoneses se hizo demasiado feroz, las ventas comenzaron a disminuir y se puso fin a la producción de motores fueraborda.