Tecnología Stage IV / Tier 4 Final

Mantener la sencillez

La opción que hemos elegido para que los motores industriales respondan a las demandas legislativas de la normativa Stage IV / EPA Tier 4 Final es la tecnología SCR (reducción catalítica selectiva). Junto con un sistema EGR (recirculación de gases de escape) ligero, los motores están listos para cumplir estos estándares de emisiones con una tecnología probada. La solución SCR de Volvo Penta se traduce en un menor mantenimiento para los clientes, así como una mayor productividad y tiempo de actividad, y unos menores costes de mantenimiento.

Sencilla y fiable

Sencilla y fiable

Las emisiones se reducen mediante la tecnología SCR. Existen muchas formas de crear un sistema SCR. En Volvo Penta, hemos mantenido nuestro SCR lo más sencillo y fiable posible. Aunque otros han elegido instalaciones más complejas y sistemas C-EGR (recirculación de gases de escape refrigerada), nosotros usamos solo dos partes: sistema SCR y sistema EGR ligero. Las ventajas son evidentes: cuantos menos componentes se usan, más sencilla es la instalación y menor el riesgo de fallo de piezas o del sistema.

Tecnología inteligente probada

Tecnología inteligente probada

Junto con el sistema EGR para la optimización de la temperatura de los gases de escape, los motores cumplen los estándares medioambientales. Utilizando una tecnología inteligente probada, el sistema de motor rigurosamente probado cumple los estrictos requisitos de reducción de emisiones Stage IV (UE) y Tier 4 Final (EE. UU.) y mejora el ahorro de combustible hasta en un 5 %.

Aunque la mayoría de motores Stage IV / Tier 4 Final necesitan un filtro de partículas diésel (DPF) o un catalizador de oxidación diésel (DOC), los motores Stage IV / Tier 4 de Volvo Penta solo utilizan la tecnología SCR.

Stage IV / Tier 4f

¿Cómo funciona?

Reproducir vídeo

Las ventajas de la solución Volvo Penta

El hecho de elegir una solución SCR para cumplir con la legislación sobre emisiones Stage IV / Tier 4 tiene una serie de ventajas y beneficios.

Instalaciones más sencillas

Un motor con el sistema Volvo SCR tiene la misma demanda de refrigeración (o incluso menos) que uno sin SCR. Una demanda de refrigeración inferior se traduce en unos menores niveles de ruido y unos costes minimizados para el paquete de radiadores. Esto permite a los fabricantes colocar el sistema de refrigeración en instalaciones en las que el espacio es limitado.

Maximización del nivel de potencia

La tecnología avanzada de combustión de Volvo y el sistema SCR convierten una mayor energía de combustible en potencia mecánica, lo que se traduce en un menor rechazo de calor y permite maximizar el nivel de potencia para cualquier desplazamiento de motor concreto. El resultado es una reducción del tamaño de los motores y de los costes, así como una instalación más sencilla.

Reducción de los costes generales

Para los usuarios finales, las principales ventajas de los motores SCR empiezan por un ahorro de combustible inigualable que reduce los costes operativos. Con el sistema SCR, en el que el catalizador está diseñado para durar durante toda la vida del motor, también se reducen los costes de mantenimiento y el tiempo de inactividad.