Probado hasta la perfección

Volvo Penta lleva desde 2010 haciendo pruebas de campo con motores en las instalaciones de uno de sus socios en Uppsala, Suecia. Su último motor Stage V D13 ha ahorrado a la empresa de trituración Dalby Maskin 15 litros de combustible por hora y ha permitido alargar los intervalos de servicio de 250 a 1000 horas.

En una mañana especialmente fría en Uppsala, Suecia, el operador de máquinas Jesper Sundström arranca la trituradora en la instalaciones de Dalby Maskin. Incluso a temperaturas bajo cero, la trituradora se enciende y empieza a funcionar, preparada para un largo día en el que tendrá que convertir rocas gigantes en mineral granulado.

La trituradora funciona con un motor Volvo Penta D13 Stage V.

"La fiabilidad del motor Volvo Penta ha sido increíble", afirma Jesper. "Nunca he tenido ningún problema para arrancar la máquina, ni siquiera a menos 25 grados; simplemente funciona".

Volvo Penta lleva desde 2010 haciendo pruebas de campo con sus motores en las instalaciones de trituración de Dalby Maskin. Sus motores Stage V han demostrado ser extremadamente prometedores, con una reducción del consumo de combustible de hasta un 5 % (en comparación con los motores Stage IV). Esto no solo reduce la producción de CO2, sino también el coste total de propiedad, lo cual constituye otro paso más hacia la creación de una empresa exitosa y sostenible.

"Cuando cambiamos los motores, redujimos el consumo de combustible en 15 litros por hora", añade Jesper. "Solíamos tener un intervalo de servicio de 250 horas, pero ahora tenemos un intervalo de 1000 horas para el cambio de aceite. Y gracias a las bajas revoluciones del motor y al menor desplazamiento del mismo, no tenemos que cambiar el filtro de aire tan a menudo. Esto supone un ahorro de tiempo y dinero”.

Solución probada y comprobada
Al probar los motores en condiciones reales, Volvo Penta garantiza que los productos cumplan con las demandas establecidas en cuanto a fiabilidad, durabilidad, rendimiento u otros parámetros. Volvo Penta realiza pruebas de campo de sus motores en todo tipo de entornos extremos para garantizar un rendimiento óptimo en cualquier aplicación, incluida una altitud elevada, el subsuelo, los climas cálidos y los climas fríos.

"La comprobación de nuestros motores aquí en Dalby es ideal, ya que el terreno es polvoriento y las condiciones ambientales son adversas", afirma Tony Funkenberg, ingeniero de pruebas de campo en Volvo Penta. "El trabajo es duro y exigente, con muchas vibraciones, y los motores funcionan durante muchas horas cada día".

Según Funkenberg, el hecho de realizar pruebas de campo de los motores resulta beneficioso tanto para Volvo Penta como para el cliente.

"Volvo Penta recibe información inmediata sobre el rendimiento de los motores y el cliente disfruta de una optimización constante en sus instalaciones. Todos los datos de las pruebas de campo se registran e implementan en diseños futuros", añade.

     

Noticias relacionadas