El sueño de navegación de la familia Christ: "En el barco, todos vivimos el momento"

El hecho de iniciarse juntos en una nueva afición ha significado para la familia Christ mucho más de lo que jamás habrían podido imaginar. Su barco se ha convertido en un lugar donde todos dejan lo que están haciendo para disfrutar de la vida real juntos.
la familia Christ
Parte de la familia de nuevo en casa en Charleston

Una aventura inesperada: eso es en lo que se ha convertido el barco para Caroline y Cali, a las que les encanta volver a casa para visitar a la familia en Charleston.

Cuando la familia Christ adquirió su barco, un Regal 28 Express 2018, no sabían cómo reaccionar ante las nuevas experiencias y responsabilidades que conllevaba el hecho de tener un barco. Y lo que sucedió fue que su vida cambió de manera positiva. El barco se ha convertido en uno de los ejes centrales de la vida de Travis, Coleen y sus tres hijos (Cali, de 23 años, Caroline, de 20, y Devon, de 14) en una época en la que el trabajo y las redes sociales tienden a acaparar cada vez más nuestra atención.

"Para nosotros ha sido una forma magnífica de dejar a un lado todo eso y disfrutar del momento todos juntos en el mar", afirma Travis.

En el barco cada uno se centra en sus intereses particulares: desde la preparación de los suministros necesarios, pasando por la planificación y la navegación o el aprendizaje de las técnicas de atraque y conducción en condiciones complicadas hasta el hecho de conseguir poner música. Todo el mundo se involucra: hablamos de nuestros intereses y de la vida en ese momento, explica Travis.

”Y no parece en absoluto algo forzado, como si hubiéramos planeado hacer algo en familia para que nuestros hijos dejaran las redes sociales. Es algo realmente natural y todos lo disfrutamos de verdad", afirma Travis.

Una nueva vida junto al mar

Devon mirando a uno de los grandes portacontenedores del puerto de Charleston

Charleston tiene uno de los mayores puertos de portacontenedores de EE. UU.

Su historia de navegación comenzó cuando la familia se mudó a Charleston (Carolina del Sur), una ciudad rodeada de agua por tres lados y hogar de muchos amantes de la navegación. En ese momento, las hijas mayores ya se habían ido de casa y Travis y Coleen vieron la oportunidad de disfrutar de un nuevo estilo de vida en la Costa Este. "Además, el barco también contribuyó a reducir la ansiedad que estaba sufriendo Devon con la mudanza", explica Travis.

”Las mudanzas son momentos complicados para los niños de cualquier edad pero no esperábamos que el barco contribuyera a facilitar la transición y fue incluso un catalizador para convertirlo en uno de los mejores momentos de su vida”.

Devon se sentía entusiasmado de poder ayudar a la familia a elegir el Regal 28 Express con un motor Volvo Penta de 350 CV y había pasado de no saber prácticamente nada de barcos a pasarse gran parte de su tiempo libre en el barco o bien hablando o aprendiendo sobre pesca y navegación.

”Ha sido magnífico para él, no solo para aprender nuevas habilidades, sino porque también ha hecho nuevos amigos", afirma Travis.

Padre e hijo: un buen equipo en alta mar

El puerto de Charleston es una zona bastante complicada para navegar, ya que las mareas son considerables, las corrientes son fuertes y hay muchas zonas de poca profundidad a las que hay que prestar atención. La familia Christ ha tenido que aprender mucho sobre navegación y tuvo que ser poco a poco.

”Devon ha aprendido una gran cantidad de cosas y hay muchos aspectos de la navegación que se le dan mejor que a mí. Salimos a navegar mucho juntos y creo que hacemos un buen equipo en alta mar", afirma Travis.

Los fines de semana la familia suele coger el barco, ya sea para hacer esquí acuático, para pescar, para bucear o simplemente para navegar. A veces van con el barco hasta la playa de Myrle Beach, a cuatro horas al norte por la parte intracostera o bien navegan hacia el sur hasta Savannah, e incluso pasan la noche en el barco. Pero la mayoría de las veces salen solo unas horas: dependiendo de la época del año, unas veces a última hora de la tarde y otras a primera hora de la mañana.

”En muchas ocasiones hemos zarpado a las 4 a.m., cuando aún era de noche, y hemos esperado a que saliera el sol, así que el barco se puede usar prácticamente a cualquier hora”, afirma Travis.

 

Con su 2018 Regal 28 Express, la familia Christ suele navegar por el río Ashley en Charleston.

El motor Volvo Penta encabezaba la lista de la familia

En los años 80 y 90, cuando Travis creció en Arizona, él y su familia navegaban en un barco con motor Volvo Penta por los lagos desérticos de la zona, una experiencia de navegación que él describe como algo totalmente diferente. Hoy día, los lagos desérticos han sido sustituidos por agua salada y delfines, pero su gusto por Volvo Penta seguía ahí cuando tuvo que buscar un barco que respondiera a las expectativas de la familia.

”El motor Volvo Penta encabezaba mi lista. Solemos alejarnos 50-100 millas de la costa, así que necesitamos saber que el barco tiene la solidez mecánica necesaria y que podemos confiar plenamente en nuestro motor. En último término, es todo una cuestión de fiabilidad. Volvo Penta cuenta con una gran reputación y lleva muchas décadas en el sector marino; además, por mi propia experiencia personal, sabía que podía confiar en un motor Volvo Penta", afirma Travis.

Espera navegar mucho más con su familia, conocer más sobre la historia de Charleston y los primeros colonizadores de América, y simplemente compartir tiempo juntos. El barco ha contribuido a cumplir el sueño.

”Creo que todo el mundo que adquiere un barco tiene algún sueño de navegación. Para nosotros, ha aportado un mayor equilibrio a nuestras relaciones y a nuestras vidas en general, así que ha sido algo magnífico”, afirma Travis.

el motor Volvo Penta que usa la familia Christ

El motor en el que confía la familia Christ

La fiabilidad fue la clave que hizo que la familia Christ se decantara por una embarcación con un motor Volvo Penta.

Volvo Penta V8-350-C/DPS

Noticias relacionadas